​Pablo Machín paga la crisis del Sevilla

|


Pablo Machu00edn (Sevilla FC)

Pablo Machín. Fuente: Sevilla FC


La eliminación en la UEFA Europa League a manos del Slavia ha precipitado la salida de Pablo Machín del Sevilla y su sustitución hasta final de temporada por Joaquin Caparrós. Pero ya era un cese cantado desde que la grada se giró hacia el palco y pidió la cabeza del presidente José Castro.


Machín llegó el verano pasado tras subir con el Girona a LaLiga y realizar una gran campaña en el primer año de los de Montilivi en la máxima categoría. Eso provocó que tuviera diversas ofertas de varios equipos y eligió la del equipo hispalense.


Tras un primer tramo esperanzador (llegó a ser líder brevemente) lo cierto es que los objetivos de los de Nervión no acababan de cumplirse y la siempre exigente afición del Sánchez Pizjuán comenzó a mostrar su descontento. El equipo no acababa de consolidarse en los puestos Champions y en Copa tras lograr ganar al Barça en casa 2-0 recibió en la vuelta en el Camp Nou un varapalo de 6-1 que hizo mucho daño y puso en entredicho su labor.


A partir de ahí todo ha ido a peor. El fin de semana pasado se logró calmar algo la crisis goleando por 5-2 a la Real Sociedad. Pero antes solo sumó un punto en 5 jornadas, incluyendo una derrota contra el colista Huesca y varias goleadas. Machín pendía de un hilo y cualquier cosa hubiera supuesto su cese. Y eso sucedió frente al Slavia. En pocas horas el club ha rescindido su contrato.


Deja al equipo sexto en LaLiga y a 4 puntos del cuarto, ahora el Getafe, con 11 partidos ganados, 7 empatados y 9 perdidos. Muy lejos en todas las competiciones de las metas que Caparrós como director de la plantilla se había marcado. Ahora Castro no tendrá ninguna pantalla de protección como excusa ante la hinchada del Sevilla de aquí al final del curso. Todo un problema.


   ​Portu sigue peligrando para el Girona