EDITORIAL

​La final de Copa puede ser una trampa para Valverde

|


Valverde (FCB Twitter)

Ernesto Valverde, entrenador del FC Barcelona. Fuente: FCB Twitter


Tras el paso del tiempo parece que los calentones en el seno del FC Barcelona tras la eliminación de la Champions a manos del Liverpool se enfriaron y la continuidad de Ernesto Valverde está garantizada. Tanto el técnico extremeño como Josep Maria Bartomeu hablaron en ese sentido y poco más hay que decir.


Pero resulta que la temporada no ha terminado. El sábado queda una final de Copa donde el Barça se juega un título ante todo un Valencia, aunque no lo parezca. Después de varios años ganando este entorchado sin el menor problema se ha ido minusvalorando su importancia hasta el punto que no se prevé ninguna celebración en Can Barça si se gana.


Los azulgranas no llegan en su mejor momento a esta final. Ya se vio en el último partido frente al Eibar. Hay varios lesionados importantes (Suárez, Dembélé y Coutinho) y casi todo se volverá a fiar a la magia de Messi. Los de Marcelino han sido un equipo que han ido de menos a más durante este curso y finalmente se han clasificado para la Champions. No son un rival fácil.


Los ches, al contrario que el Barça, tienen mucho a ganar y casi nada que perder. Pueden dar un susto si tienen un buen día. Perder podría reabrir la herida de Anfield y que Valverde fuera puesto otra vez en la picota. El técnico sabe muy bien que a partir de ahora cualquier resultado del equipo se mirará con lupa. 


Buena parte del entorno se la tiene jurada y no durarán en fustigarlo a la más mínima. El partido ante los de Marcelino es la primera ocasión y no se llega en el menor momento anímico y físico.


Es toda una trampa para Ernesto Valverde y su futuro. 


   Bartomeu no quiere responder sobre Valverde