Rubi tras el empate ante el Betis no arroja la toalla

|


Rubi Espanyol (RCDE)1

Rubi


Rubi, tras el empate ante el Betis, reconoció que el Espanyol tiene muy difícil lograr la séptima plaza, pero a pesar de ello no arroja la toalla.


“No dependemos de nosotros, está clarísimo, pero el profesional que se vence antes de tiempo no lo quiero a mi lado, hay que seguir, insistir y hay que forzar al máximo. Si no lo conseguimos que nadie nos pueda decir que no lo peleamos. Es el año que estamos más cerca, es un equipo que no está acostumbrado a luchar por esto en los últimos años, pero si ganamos el sábado al Atlético de Madrid volveremos a ver posible lo de la séptima plaza”.


El entrenador de Vilassar se lamentó de que su equipo haya conseguido ponerse por delante varias veces fuera de casa esta temporada para luego en los minutos finales perder varios puntos.


“Nos ha pasado este año muchísimo, tiene un valor muy bueno ponerte fuera en tantos partidos por delante, pero nos cuesta alargarlo. Nosotros lo basamos todo en mucho fútbol y cuando fuera de casa no impones el fútbol, no somos un equipo con mucho músculo y lo sufrimos mucho más”, afirmó.


Quiso resaltar el compromiso de la plantilla por la tristeza de los suyos ante un empate en los minutos finales cuando ya tenían los tres puntos tan cerca.


“Los jugadores están muy afectados, estamos muy tristes por haber perdido dos puntos, pero vamos a seguir luchando; no hemos dado la temporada por muerta. Los jugadores se tienen que ir con la cabeza bien alta de aquí”, dijo.


Explicó porque para este partido puso en liza un defensa de cinco, cosa no muy habitual en su esquema con el Espanyol.


“Vamos partido a partido. Tenemos una idea de juego. No lo tengo preestablecido de antemano. El Betis tiene muchísima posesión y buscábamos atascarles, que no encontraran pases interiores. Ha salido lo que buscábamos, pero nos han sobrado tres minutos”, declaró.


Por último, opinó sobre la situación de Quique Setién en un Betis en crisis.


“Es una situación dura para los profesionales. Por un lado, el aficionado es el que manda y hay que respetar lo que piense, pero para un profesional desenvolver sus cualidades así es un poco más difícil. Yo en Valladolid oí mi nombre muchas veces, el runrún lo notas. El entrenador es el que se lleva la mayoría de las críticas. El negocio está montado así y lo tenemos que respetar. Ojalá el Betis le dé la vuelta a la situación”, finalizó.


   El Espanyol se interesa en una joven perla del Valencia