​Rubi pide cabeza fría a sus jugadores tras la tangana ante el Sevilla

|


Rubi (RCDE)

Rubi, entrenador del Espanyol. Fuente: RCDE


Rubi, entrenador del RCD Espanyol, ha defendido a sus jugadores tras la tangana final en el partido de LaLiga ante el Sevilla en el RCDE Stadium, aunque les ha pedido cabeza fría. El míster se ha mostrado comprensivo con los jugadores y ha asegurado que la derrota sufrida (0-1) ha sido fruto de la falta de acierto en ataque.


El técnico ha lamentado la trifulca del final del encuentro, que acabó con la expulsión de Juan Soriano y de Sergi Darder. Una vez el árbitro dio el pitido final, el portero del Sevilla miró a la grada blanquiazul e hizo un gesto feo (Se tocó la oreja pidiéndole a la afición que chillase más), lo que molestó al centrocampista que le pegó un empujón, terminando con un intercambio de empujones entre jugadores de ambos equipos.


“Los jugadores no querían perder y nos hemos visto un poco ninguneados por el tema del descuento. Lo que nos interesaba era sumar. Darder y Dídac han visto la amarilla. Debemos tener la cabeza fría y aplicaré el régimen interno, pero nada más porque al final entiendo a los futbolistas”, ha dicho el preparador sobre la tangana.


En cuanto al balance del partido ha señalado en rueda de prensa que “lo más justo hubiera sido el empate” y ha reconocido que les ha faltado “estar más finos en el último tercio del campo”. “Hemos hecho las cosas bien y no hemos conseguido ni un punto, pero no desistiremos en hacer crecer el equipo”, ha afirmado.


   ​Espanyol y Real Madrid estudian la cesión de Ödegaard