​El Madrid tiene en mente a los candidatos de siempre más dos sorpresas

|


Mourinho (Premier)

Mourinho. Fuente: Premier


Tras la espantada de Zidane al final de la temporada pasada empezaron a sonar varios nombres como futuros inquilinos del banquillo del Real Madrid. Florentino lo intentó con alguno pero ante su negativa optó por la opción del entonces seleccionador nacional Julen Lopetegui. Ahora parece que vuelven a sonar los mismos pero con dos sorpresas.


El primero que apareció como favorito en aquel entonces fue Mauricio Pochettino. El entrenador argentino había realizado un gran papel con el Tottenham y parecía una opción interesante. Ahora con el buen rendimiento que el equipo inglés está dando en Champions su opción sube enteros. El problema es el mismo que en aquel momento: tiene contrato. El club de la Premier puso mil trabas para facilitar su salida y ahora no va a ser menos.


Otro que aparece en la lista es Massimiliano Allegri. El italiano quería conseguir levantar este año la Champions con la Juve pero parece que la cosa no será sencilla. Existen además rumores de que el club del Calcio le está buscando un sustituto de campanillas (se habla de Guardiola). Su llegada no es tan difícil como la del argentino.


El tercero en liza es Joachim Löw. Es el perfil que más le gusta a Florentino, que estaría encantado de traerlo al club blanco si el alemán decide abandonar el combinado nacional de su país y emprender esta aventura en LaLiga. Después de su larga etapa al frente de Alemania quizás acepte el envite.


Los otros dos nombres que se oyen son casi de ciencia ficción. El primero es el de Zidane, que realizó una espantada al finalizar la pasada campaña y haber conseguido la Champions. Por lo que se ve el francés no valora esto ni en pintura y quiere optar a nuevos retos como sería la selección de su país (difícil) o con otro club grande de otra liga (se le relaciona con la Juve).


El otro nombre que suena es el de Mourinho, que está loco por volver (incluso aceptaría ahora para sustituir a Solari). Los problemas son varios para esto. El primero es que la plantilla no lo traga y Mou además quiere hacer limpieza. El segundo es lo que pide de ficha: se habla de 13 millones y Florentino no piensa pagar más de 10. También pide un montante desorbitado en caso de ser despedido antes de finalizar su contrato, cosa impensable para la directiva blanca.


Exige además un control absoluto de todo el club en la parcela deportiva, algo que el Real Madrid no tiene para nada en mente ni por asomo. Así que dejando de lado que estas dos ultimas opciones parecen muy remotas, lo que sí parece claro es que los tres primeros tienen muchos números para dirigir al conjunto blanco en el siguiente curso. 


   ​Sin Cristiano Ronaldo la Champions era una quimera para el Real Madrid